Por lo general el tiempo y la intensidad de un workout de cardio varía dependiendo del objetivo que busquemos. Aunque pueda parecer sorprendente, el cardio no sólo es importante para las personas que desean bajar de peso, sino que es un ejercicio que cualquier persona debería realizar, ya que le trae incontables beneficios a tu cuerpo.

Algunos de los beneficios de realizar cardio son mejorar la condición de tu sistema circulatorio y de tu aparato respiratorio, mejorar tu habilidad para recuperarte después del ejercicio, terminar de perder la grasa que tienes en tu cuerpo para que tus músculos se vean mejor, mejora tu metabolismo, entre muchas otras cosas más.

Pero, como cualquier workout, hay una gran variedad de maneras de realizarlo tanto dentro como fuera del gimnasio. En este artículo hablaremos acerca de dos de los aparatos más comúnes en el gimnasio: la elíptica y la caminadora. Ambas tienen sus pros y sus contras, pero dependerá de ti decidir cuál te parece que sea la más conveniente.

cardio elíptica

Cardio en Eliptica

Esta máquina de cardio combina el movimiento que haces al correr, subir escaleras, esquiar y pedalear, pero es de bajo impacto ya que tus pies no se despegan del pedal en ningún momento. Este movimiento se recomienda principalmente a personas con problemas de articulaciones, de edad avanzada, con sobrepeso o personas que van saliendo de una lesión.

Esta máquina te permite trabajar todo el cuerpo debido a que los brazos entran en acción al estar jalando y empujando las agarraderas, además de poder realizar el ejercicio con las piernas en el otro sentido para trabajar distintos grupos musculares. Además, puedes aumentar la resistencia contra la que pedaleas, la altura de los carriles de deslizamiento y la velocidad a la que pedaleas para aumentar la dificultad del entrenamiento.

cardio caminadora

Cardio en Caminadora

Esta es la máquina por excelencia para la gente a la que le gusta correr pero no puede hacerlo en el exterior ya sea por condiciones climatológicas adversas, falta de espacios, falta de seguridad o algún otro factor similar. En este aparato usas los mismos grupos musculares que al correr en el exterior, pero al involucrar los músculos más grandes del cuerpo (músculos de las piernas) logras quemar un número considerable de calorías.

Como la elíptica, la caminadora puede tener distintos niveles de dificultad en el entrenamiento, lo cuál lo logras ajustando la inclinación para simular montañas o subiendo la velocidad para hacer sprints. El único contra que tiene este aparato es que tiene cierto impacto en tus articulaciones, pero fuera de eso es una máquina que te puede ayudar mucho con el cardio.

Después de haber leído este artículo, ¿qué aparato prefieres y porqué?