El desentrenamiento es una falta de estímulo que puede darse tanto al dejar de entrenar como al seguir entrenando; al seguir entrenando puede darse por tres causas: bajo valor de estímulo, estímulo infrecuente o estímulo inadecuado. El bajo valor de estímulo puede darse debido a que nuestro plan de entrenamiento no tiene la suficiente intensidad, aunque también puede darse por tiempos inadecuados de trabajo o descanso entre series. El estímulo infrecuente ocurre cuando dejas mucho tiempo entre entrenamientos, por lo que cuando realizas uno nuevo ya perdiste el avance que tenías. El estímulo inadecuado tiene que ver con la relación entre el tipo de trabajo que realizas y los objetivos que buscas cumplir.

El desentrenamiento toma un papel muy importante en el ejercicio debido a que, como en todo, los excesos de ejercicio son perjudiciales para tu cuerpo. Muchas personas tienen miedo porque creen que tomarse un descanso puede ocasionar una disminución de masa muscular o pérdida de fuerza, lo que es un retroceso en todo lo que avanzaron durante varios meses.

Existen dos distintos tipos de desentrenamiento: el de corta duración, que es inferior a cuatro semanas y el de larga duración, que puede darse por alguna lesión fuerte, por ejemplo. También es muy diferente la reacción del cuerpo de un deportista de alto rendimiento que realiza varias sesiones de entrenamientos al día, al de una persona normal que realiza ejercicio y/o deportes por mejorar su vida. En este artículo hablaremos de cómo una persona deportista, que no es de alto rendimiento, puede verse afectada en un descanso de corta duración.

desentrenamiento relax

Lo primero que podemos percibir cuando entramos en un periodo de desentrenamiento es que nuestra musculatura se vuelve más blanda, además de sentir un menor volumen muscular, pero en realidad lo que pasa es que nuestro tono miogénico, que es la tonificación o dureza del músculo, disminuye. Pero una vez que volvemos a hacer ejercicio vuelve a aumentar. Una pérdida de masa muscular significativa se daría en un desentrenamiento de al menos 3 meses.

Mientras que un estudio realizado por el Departamento de Kinesiología en la Universidad de Connecticut concluyó que la fuerza no comienza a disminuir hasta llevar un periodo de desentrenamiento de alrededor de 6 semanas, y la pérdida de fuerza sería de entre el 5 y el 10%. Por último, hablando de cambios hormonales, después de 14 días de inactividad existe un aumento en la testosterona (en relación con el cortisol) y un incremento en la secreción de la hormona de crecimiento.

Como podemos darnos cuenta, un periodo de desentrenamiento después de largas temporadas de entrenamiento no nos trae consecuencias muy notables en nuestro cuerpo o rendimiento físico e incluso nos puede ayudar gracias a que nuestro cuerpo se libera de fatiga acumulada que traía. Sólo ten en mente que no sean periodos muy prolongados y que en verdad lleves varios meses de entrenamiento intenso, ya que si no podemos caer en ocasionarle un estímulo infrecuente a nuestro cuerpo en periodos que necesita entrenar. Y no olvides que lo mejor para definir estos periodos de descanso será preguntarle a tu entrenador o algún otro experto que te pueda asesorar.