Contar con una hidratación adecuada es esencial para tu cuerpo. Cada célula, tejido y órgano necesita estar hidratado para funcionar correctamente. Si consumes los niveles de agua adecuados para tu cuerpo, sus funciones se optimizarán, te sentirás mejor y te verás mejor.

Antonio Herbert Lancha, de la Universidad de Sao Paulo, dice que cuando el cuerpo no se hidrata adecuadamente te haces propenso a contraer enfermedades. Además, mantener una buena hidratación es de gran ayuda para que tus músculos funcionen adecuadamente, además de ayudar a propiciar la pérdida de peso cuando llevas una dieta específicamente diseñada para eso.

Y no sólo tu físico se ve afectado por la deshidratación. Según la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), nuestro cerebro se compone de agua en un 83% , así que las funciones cognitivas se ven afectadas ante la falta de hidratación. Entre estos efectos negativos que puedes percibir son niveles de fatiga, tiempo de respuesta para la toma de decisiones, memoria a corto y largo plazo, capacidad de atención y pensamiento analítico/matemático.

hidratación mujer

Por todas esas razones, puedes darte cuenta de lo importante que es mantenerte correctamente hidratado. Es por esto que te daremos algunos sencillos tips que te ayudarán a mantenerte hidratado durante todo el día:

  1. Toma de 2 a 3 litros de agua repartidos a lo largo del día.
  2. Si se te olvida tomar agua a lo largo del día, una buena estrategia es tener siempre junto a ti un vaso o botella de agua  e inconscientemente comenzarás a tomar más agua.
  3. Planea tu consumo de agua dependiendo de tus actividades del día. Por ejemplo si vas a entrenar deberás tomar de uno a dos litros más de agua o si te expondrás al sol también deberás aumentar tu consumo de líquidos.
  4. Intenta no salir al sol de 12 pm a 4 pm en especial durante verano, debido a que el calor está al máximo y puedes deshidratarte más rápidamente.
  5. Limita el consumo de alcohol. Quizás sientas que una cerveza te ayude a calmar la sed cuando hace calor, pero realmente el alcohol puede causar una deshidratación más rápida en tu cuerpo.
  6. No esperes a que te de sed para tomar agua. Cuando te da sed es una señal de tu cuerpo de que ya se encuentra levemente deshidratado, así que consume agua constantemente para evitar tener sed.
  7. Si en invierno no te da tanta sed, puedes complementar tu consumo de agua con tés y otras bebidas calientes.

No olvides que cada persona es diferente, así que siempre es recomendable consultar con algún profesional de la salud la cantidad exacta de agua que requiere tu cuerpo para su funcionamiento óptimo. Y tampoco olvides que los excesos son malos y consumir agua en niveles excesivos también te puede afectar.