La clara de huevo es la que usamos en mayor medida mientras desechamos la yema. Pero, ¿sabías que consumir el huevo completo es lo mejor? La yema es la parte más nutritiva del huevo, así que al tirarla te puedes estar perdiendo de muchos beneficios extra que puedes añadir de manera muy simple a tu dieta.

Aún cuando la yema es la parte que concentra la grasa, también contiene altos contenidos de proteína. Incluso esta contiene más proteína que la clara. Si comparamos el porcentaje de proteínas que contienen la clara y la yema podemos darnos cuenta que mientras la clara sólo contiene un 11%, la tema tiene el 16% de proteínas.

Además, también contiene una gran cantidad de vitaminas y minerales, tales como los carotenos, la vitamina A, vitamina E, calcio, hierro y ácido fólico. El mayor obstáculo que encuentra la gente para no consumir las yemas es debido a que se cree que tiene grandes cantidades de grasa que pueden perjudicar los niveles de colesterol de nuestro cuerpo, pero las grasas que contiene no afectan nuestra salud y diversos estudios han demostrado que el huevo no causa grandes efectos secundarios a nuestros niveles de colesterol.

huevos

Claro que esto no significa que por tener tantas propiedades nutricionales sea posible consumir cantidades ilimitadas de huevo. Debe existir una ingesta controlada como con cualquier otro alimento. La Clínica Mayo dice que consumir un huevo al día está dentro del rango adecuado que pueden consumir las personas sanas, mientras que la Escuela de Salud Pública de Harvard opina lo mismo, que ingerir un huevo entero al día (yema y clara) es posible para personas sanas, mientras que para personas con enfermedades cardiovasculares y diabetes recomiendan que consuman un máximo de tres yemas semanales.

Pero como en cualquier otra cuestión relacionada con la salud de tu cuerpo, lo mejor es que asistas con un profesional que te realice estudios adecuados para conocer las necesidades específicas de tu organismo y que te pueda recomendar la dieta más adecuada para ti.