Las squats son uno de los ejercicios más fáciles de realizar. No necesitas ir a un gimnasio para realizarlas, y hay un gran número de variantes que puedes hacer con o sin peso y sin necesidad de aparatos extra. Este ejercicio le trae innumerables beneficios a tu cuerpo, por lo que es esencial incluirlo en tus rutinas diarias.

En este artículo les daremos algunos de los beneficios que puede tener tu cuerpo al incorporarle squats a tus rutinas de entrenamiento.

  1. Construyes músculo en todo tu cuerpo: Hay muy pocos ejercicios que involucren tantos grupos musculares como las sentadillas. Además, realizar squats de manera correcta te ayudan a liberar hormonas del crecimiento y testosterona, las cuales son esenciales y de gran utilidad para el crecimiento muscular de todo el cuerpo.
  2. Es un ejercicio funcional: Los ejercicios funcionales son todos aquellos que ayudan a que tu cuerpo pueda realizar actividades de la vida diaria de mejor manera, y los squats son uno de los mejores ejercicios funcionales que hay, ya que los humanos realizamos una gran variedad de movimientos similares a los de las sentadillas en nuestra vida diaria.
  3. Aumentan la quema de grasa: Mientras más porcentaje de músculo tengas en tu cuerpo, serás más eficiente en la quema de grasa. Y, como mencionamos anteriormente, realizar squats ayuda a aumentar tu masa muscular.
  4. Te ayuda a prevenir lesiones: Las squats te sirven para fortalecer músculos estabilizadores, ligamentos y tejidos conectivos, además de ayudar a mejorar la flexibilidad sobre todo en tobillos y cadera. Todo esto contribuye a que sea un movimiento que ayuda a prevenir lesiones y que ayuda a mejorar tu balance.
  5. Aumentan tu desempeño deportivo: Las squats te ayudan a brincar más alto y correr más rápido, gracias a que fortalecen músculos que te ayudan a tener mayor potencia en las piernas, lo que se ve reflejado en un aumento en la velocidad de tus sprints y la altura de tus brincos.
  6. Este ejercicio fortalece tu abdomen: Las squats te ayudan a contraer tus músculos abdominales. Estudios han concluido que las contracciones que realizas en las squats son más intensas que en una abdominal tradicional.
  7. Te ayudan a mantenerte sano: Los músculos participan en la regulación de glucosa y el metabolismo de los lípidos, lo que te ayuda a protegerte de la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Además, este movimiento contribuye para el bombeo de fluidos, ya sean para nutrir a tus órganos y glándulas o para desechar fluidos que ya no le sirvan a tu cuerpo.

Como puedes darte cuenta, realizar squats te trae grandes beneficios para que no sólo luzcas bien por fuera, sino para que también por dentro estés saludable. Así que no esperes más e incorpora squats a tus rutinas diarias, claro, contando siempre con la asesoría de un experto que te diga qué tipo de squats y cuánto peso y repeticiones son los ideales para lograr los resultados que tanto deseas.

squats